Las comunidades de vecinos bajo la mirada de Hacienda

Imagen alusiva al cálculo de impuestos

Las comunidades de vecinos tienen una nueva obligación, la declaración de todas las operaciones que no correspondan a suministro que superen los 3.005 euros. Con esta medida, Hacienda quiere terminar con la economía sumergida con la que tradicionalmente han operado algunas comunidades, en especial en lo referente a obras. Esto se debe a que Hacienda considera que en las comunidades de propietarios existe mucha economía sumergida, además, no hay apenas obra nueva y por tanto, la mayor parte del negocio se ha enfocado ahora a la rehabilitación y mantenimiento, es decir, a las comunidades de vecinos.

Cualquier fraude en este ámbito es «muy fácil de detectar con una inspección, porque se pague como se pague la partida tiene que estar reflejada en las cuentas, pero para llevar ese control hacían falta muchos inspectores, por lo que han decidido hacer obligatoria la presentación del modelo 347. Quienes aún no se hayan puesto en marcha deberán hacerlo con celeridad, puesto que se enfrentan a posibles sanciones que oscilan entre los 300 y los 200.000 euros. Por otro lado aquellas empresas a las que les hayan abonado varias facturas un mismo ciudadano o comunidad también lo tienen que declarar, de modo que Hacienda lo tendrá muy fácil para detectar cualquier tipo de fraude, porque en estas declaraciones aparece el NIF y se pueden cruzar los datos.

Mas información aquí